La historia de La Tierra contada por sus animales

Seguramente nadie ha visto un dinosaurio verdadero, no uno de parque jurásico. Pero claro que nadie ha visto un dinosaurio, porque esos hace muchísimo tiempo que no andan por La Tierra. Aún los científicos no se ponen de acuerdo sobre las causas que los extinguieron, pero muchos coinciden en que fue su tamaño el que los eliminó. Eran demasiado grandes.

Es casi inimaginable un planeta con dinosaurios y humanos en el mismo espacio. Pero sin dudas estos seres inmensos forman parte de esa evolución que ha vivido nuestro planeta desde hace miles de miles de años.

 

Estudiar los animales es también una manera de estudiar la historia del planeta. A través de las características de estos es posible dilucidar muchas pistas de cómo era el planeta en aquellos tiempos y cómo fue evolucionando.

Muchos han sido los animales que se han extinguido, algunos por cuestiones propias de su especie y muchos otros a causa de la acción del hombre sobre la naturaleza. Tristemente tenemos gran parte de responsabilidad en lo que respecta a la desaparición de muchas especies.

La caza indiscriminada es una de las grandes razones de la desaparición de especies. Afortunadamente existen poderosos colectivos de activistas por el medio ambiente, su flora y su fauna, que se han empeñado en salvar muchas de estas especies en peligro. Gracias a la acción de estas organizaciones se ha podido aprobar legislaturas que protegen a los animales y que regulan la cacería.

Las áreas protegidas y reservas de la biosfera se encuentran en todo el mundo, y aunque algunas de estas áreas no están bien cuidadas, al menos constituyen un gran paso en lo que respecta a la protección de especies.

Como consumidores tenemos gran responsabilidad. Si andamos por el mundo diciendo que estamos a favor de la protección del medio ambiente no podemos entonces de pronto comprar joyas de marfil o coral. Y es que el consumo es el principal impulso para que estos actos se perpetúen. Con cada joya de marfil que veamos hay un elefante muerto.

La protección de los animales es un trabajo de todos. Ya perdimos a los dinosaurios y a los tigres colmillo de sable, pero no podemos darnos el lujo de perder a los osos panda ni a los koalas. Es tiempo de tomar cartas en el asunto y al menos abstenernos de compras banales que ocasionan las muertes de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *